Las extrañezas de Calderón

La recuperación del teatro clásico español debe mucho al Romanticismo alemán, como es sabido. Figuras tan notables como Goethe, Hegel, Lessing, Schelling, Schiller o Schlegel se acercaron a los dramaturgos áureos y en especial a Calderón de la Barca. La impronta de don Pedro en aquellas tierras es amplia, y los estudios sobre su vida y obra gozaron (y gozan) de buena salud en Alemania. Basten recordar los 16 encuentros que ya se han celebrado del Coloquio Anglogermano sobre Calderón.

En la primera mitad del siglo XX destaca Hugo Friedrich (1904-1978), un romanista alemán ahora menos conocido que firmó Der fremde Calderón (Friburgo de B., Hans F. Schulz, 1955), es decir: Calderón, ese extraño. En esta lección aborda la obra de Calderón desde los parámetros de una cultura distinta e insiste en la alteridad de su creación:

En Alemania, como en los demás países no hispánicos, Calderón ha sido y sigue siendo un desconocido, aunque entre nosotros se ha hecho no poco en su favor. […] a pesar de los románticos y de Goethe, y a pesar de los esfuerzos de quienes los siguieron, […] Calderón no se popularizó entre nosotros. No se podría citar ninguna obra completa de un autor alemán que haya sido suscitada y acuñada por él, contrariamente a la influencia que ejercieron sobre autores alemanes Homero, Shakespeare o Cervantes. Es más, Calderón se ha propagado en el ámbito que le es propio: en el teatro. Y esto con ser un autor dramático por excelencia, un maestro de los acentos escénicos y, aún más, un maestro de lo dramático en el pleno sentido de la palabra (pp. 43-45).

Esta distancia se explica en buena medida, según Friedrich, por el carácter simbólico del teatro de Calderón, tan alejado del realismo al que está acostumbrado el auditorio alemán. La falta de caracterización de los personajes (es un teatro de acción y no de personajes, decía A. A. Parker) se aleja del «teatro psicológicamente interiorizado» (p. 50) porque sus figuras son «objetos de órdenes suprapersonales, envueltos en la lucha imperecedera entre poderes divinos y diabólicos por el alma» (p. 51).

Luego de explicar y acercar a su público otros rasgos del teatro calderoniano (su experiencia biográfica, estilo, orientalismo, etc.), afirma Friedrich que salvo unas pocas comedias su obra «ya no es adecuada para ser representada sin modificación alguna en nuestros días» (p. 56). Un ejemplo significativo que no comenta es la admiración que Goethe sentía por La devoción de la cruz: leyó la obra en un manuscrito remitido por Schlegel en 1802 y volvió sobre ella en la posterior versión impresa, pero no llevó a escena la comedia porque entendía que se encontraba muy alejada de la comprensión del público alemán. Pero es cantar para otra entrada.

En fin, el texto de Friedrich no es únicamente una interesante cala de la recepción de Calderón en Alemania, o un estudio con bastantes elementos que hoy habrían de revisarse o matizarse, sino un ensayo que todavía puede aportar elementos valiosos para acercarse a la vida y obra de Calderón de la Barca.

Puede consultarse una traducción reciente:

  • Friedrich, H., Calderón, ese extraño, trad. R. C. Imboden y prólogo G. Güntert, Vilagarcía de Arousa, Mirabel, 2006.
Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

teatroquijotesco

Adaptaciones y recreaciones teatrales del Quijote

No solo de yod vive...

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

Didascalias

Apuntes sobre teatro aurisecular y otros temas literarios, artísticos... y de la vida en general

Oro de Indias

Notas muy sueltas de un filólogo vagamundo entre dos orillas

Por vista de ojos

Un blog de Álvaro Baraibar

El festín de Homero

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

El sur es el norte

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

El donoso escrutinio

Blog de lecturas, libros y actividades de la Asociación de Cervantistas

Ínsula Barañaria

Blog de literatura de Carlos Mata Induráin

El Jardín de los Clásicos

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

Calderón en red

Una biblioteca calderoniana

Bibliografía Calderoniana

Blog impulsado por el Anuario Calderoniano

La Vida, un Frenesí

Un Conde-Duque ignominiosamente honrado

A %d blogueros les gusta esto: