Archivos de etiquetas: Otro gran teatro del mundo

Un Calderón para niños: El gran teatro del mundo

Las pasadas Navidades tuvieron un gustillo calderoniano en Madrid. La compañía Uroc Teatro en colaboración con la Compañía Nacional de Teatro Clásico (CNTC) llevó a las tablas del Pavón Otro gran teatro del mundo, comedia musical basada en el auto sacramental El gran teatro del mundo de Calderón de la Barca. Adaptación muy libre, claro está, destinada además a un público familiar (a partir de 6 años, precisa el programa de mano).

Se trata de la inauguración de un proyecto de la CNTC titulado «Mi primer clásico» con el que pretende hacer llegar a niños y jóvenes las grandes obras de los clásicos, «contados de una forma rigurosa, interesante y, sobre todo, divertida» (p. 3 del programita). No era pequeña hazaña lanzarse con un auto sacramental, género poco frecuentado en los escenarios actuales, y hacerlo grato al público. Pues bien, la idea es sumamente atractiva y he de confesar que, para mi sorpresa, los espectadores quedaron encantados. Por supuesto, la adaptación era tremendamente libre y el texto de Calderón brillaba por su ausencia, y las cuestiones teológicas del género se habían suprimido.

1

Pero a falta del texto estaba Calderón como personaje: más todavía, un joven Calderón bastante ególatra que dirige la representación de una obra de teatro para su amigo el Mundo, que está de cumpleaños y, por desgracia, muy enfermo. La historia es bien sencilla: los «Yonadadenada» son un pueblo muy pobre, frente a los «Yotododetodo», muy ricos, y la reina de los primeros manda a su hijo que secuestre a la hija de los segundos para pedir a cambio un rescate que mejore su situación. Pero he aquí que en esta fiesta de cumpleaños para el Mundo, junto a las Musas que siguen a Calderón y el gracioso «Figurón» que le sirve, se ha colado una niña que va introduciendo cambios en la obra que ve y que Calderón se ve obligado a aceptar para agradar al Mundo: así, hace que los príncipes se enamoren y, más adelante, no acepta que la princesa muera a manos del príncipe mostrando así la injusticia del mundo. Decide, al contrario de lo que enseña la obra original, que los actores se rebelen contra sus papeles (aquí se asoman Unamuno y Pirandello) y este cambio devuelve la ilusión al Mundo. Al final Calderón entrega a la niña un nuevo texto: la obra que han escrito entre todos durante la representación.

Un Calderón cambiado, desde luego, pero que llega al público con agrado y aplauso. Y eso no es pequeño logro en un clásico, aunque sea a costa de sacrificar el respeto al original.

Anuncios
teatroquijotesco

Adaptaciones y recreaciones teatrales del Quijote

No solo de yod vive...

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

Ficta eloquentia

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

Didascalias

Apuntes sobre teatro aurisecular y otros temas literarios, artísticos... y de la vida en general

Oro de Indias

Notas muy sueltas de un filólogo vagamundo entre dos orillas

Por vista de ojos

Un blog de Álvaro Baraibar

El festín de Homero

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

El sur es el norte

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

El donoso escrutinio

Blog de lecturas, libros y actividades de la Asociación de Cervantistas

Ínsula Barañaria

Blog de literatura de Carlos Mata Induráin

El Jardín de los Clásicos

Blog de literatura de Adrián J. Sáez

Calderón en red

Una biblioteca calderoniana

Bibliografía Calderoniana

Blog impulsado por el Anuario Calderoniano

La Vida, un Frenesí

Un Conde-Duque ignominiosamente honrado